viernes, 30 de marzo de 2007

"Days of Glory"

El estreno destacado de este fin de semana es la película francesa-argelina "Indigenes" aquí estrenada con el titulo inglés "Days of Glory" cuando debía de haberse realizado una traducción más fiel de título original. La mejor crítica que he encontrado sobre esta película es la del diario ABC, donde se utiliza una entrevista de EFE al director de la cinta.

Rachid Bouchareb, autor de "Little Senegal", francés descendiente de argelinos que sufrieron en sus carnes la colonización, decidió contar toda la verdad sobre el pasado común de la II Guerra Mundial. Bouchareb logró con "Indigenes" saldar una deuda histórica: sacar a la luz a unos héroes silenciados durante más de medio siglo, los miles de musulmanes reclutados por Francia en sus colonias para luchar en la II Guerra Mundial, sometidos al racismo, el maltrato y la injusticia de aquellos a los que iban a salvar de la barbarie nazi.

El título original, "Indigénes", hace referencia al nombre con el que le designó el ejército francés, "Los indígenas" (¿no hubiera sido un buen título en español?), aquellos reclutados en sus colonias del Norte de África. Tanto el espectador como la crítica han alabado la cinta, hasta el punto de que fue candidato, por Argelia, al Oscar a Mejor Películas de Habla No Inglesa., logró en Cannes el Premio de Interpretación Masculina al conjunto de sus actores: Jamel Debbouze y otros rostros desconocidos para el gran público. Se convirtió en todo un acontecimiento en Francia y los países del Norte de África. Ganó el Festival de Cine Solidario como mejor película. En la Seminci de Valladolid, se alzó con el premio del público. Participó en el Festival de Cine de Locarno y estará en el de Medina del Campo, dentro del ciclo “Los hijos de la guerra (Espías o héroes)”.

Tal fue su repercusión en Francia por los debates que provocó, que desembocaron en la frase que Jacques Chirac pronunció tras ver el filme: "No se puede mantener esta injusticia" y por
su iniciativa se modificó la ley para igualar las pensiones de los veteranos musulmanes con sus homólogos franceses, lo que no consiguió los años de lucha se obtuvo con una producción cinematográfica.

Bouchareb empezó a plantear su película con "una fuerte carga de ira, cólera y violencia", pero tuvo que cambiar el planteamiento al entrevistarse con más de 100 veteranos soldados, cuyos sentimientos por su utilización y abandono por Francia no se correspondían con los planteamientos iniciales del director, ya que recordaban su participación y no se arrepentían a pesar del posterior trato recibido por la metrópolis.


Bouchareb centra el argumento en un grupo de soldados de distintas procedencia y posturas divergentes ante la contienda, que sufren en sus carnes el racismo por parte de los franceses, el maltrato y el ser usados como carne de cañón de primera línea. El resultado es una película desoladora, pues el espectador observa cómo estos hombres luchan por lo que creen que es su patria; mientras ésta les rechaza.

Buena película bélica francesa que recupera un momento histórico olvidado, está bien producida y realizada, en la línea de películas como el Capitán Conan de Bertrand Tavernier. Os la recomiendo ahora que tenemos muchos días por delante y tiempo para todo. Saludos

2 comentarios:

OjO de buey dijo...

Saludos desde OjO de buey.

Como película bélica no aporta casi nada. Su valor es la elección del tema y su aportación a la reflexión. Si no te interesan los problemas sociales (éste en cuestión de los árabes en Europa) a poco te habrá sabido.

Como dices, es una película europea en su factura técnica y en sus intenciones narrativas, frente a ese cine efectista y esteticista (cuando no tramposillo) que nos llega casi siempre de EE.UU.

Emotivo ese final con un veterano solo en su habitación, o en ese autobús, viendo pasar una Francia plural que desconoce o calla su historia.

http://elhilodepenelope.blogspot.com/2007/06/indgenas.html

José Manuel Chapado dijo...

Efectivamente como película bélica tiene unas pocas escenas cuya intención es servir de marco al trasfondo de la película, si la hubieran realizado en Hollywood hubiéramos asistido sin duda alguna a un gran espectáculo de efectos especiales y acción, oscureciendo el mensaje original.

Gracias por el comentario, seguiré leyendote en Ojo de Buey.